5 reglas sencillas para que puedas alcanzar todas tus metas.

Es normal sentir miedo a la hora de buscar oportunidades. La posibilidad de fracasar siempre está presente… pero también la de tener éxito. Si bien tenemos que considerar que  hay cosas más allá de nuestro control, hay una línea clara: nuestras oportunidades mejorarán si nos concentramos en aquello que más nos apasiona. Pero encontrar lo que nos gusta es solo el primer paso.

 

Estas son 5 reglas básicas para alcanzar exitosamente tus objetivos:

I. Haz aquello que te apasiona.

Todos tenemos algo que nos hace felices, aunque a algunos nos tarde más tiempo identificarlo que a otros. Muchas veces vemos hacer aquello lo que nos gusta como una especie de sueño inalcanzable. Siempre ponemos peros, especialmente el tema económico: no poder dejar el trabajo actual por cuestión de dinero.
Sin embargo, hay que tener en cuenta que si uno hace lo que le apasiona, sus resultados se optimizarán. Si uno se dedica por completo a lo que más le atrae, preparándose, planeando y dando su 100%, la rentabilidad irá llegando. Uno siempre será mucho mejor en aquello que realmente siente placer haciendo.

II. Enfócate en los resultados que quieres lograr.

Plantear objetivos concretos es necesario para poder avanzar hacia nuestras metas. El miedo al fracaso nos impide plantearnos acciones claras y terminamos deambulando y desperdiciando el tiempo.
Tener en el mapa objetivos concretos hará que las cosas se aclaren, que podamos determinar una lista de pasos y definir prioridades. Recuerda llevar un registro de todo lo que vas realizando, e ir apuntando tus pendientes. Eso sí: hay que apuntar alto. Si soñamos con las estrellas, como mínimo llegaremos al segundo piso.

III. Aprende a atraer y cultivar relaciones con gente positiva

No vale la pena relacionarse con gente negativa: personas que le ponen excusas a todo, que no creen en el éxito propio ni en el de los demás, y que no asumen responsabilidades.
Una persona positiva, por el contrario, te ayudará a absorber sus buenas actitudes y a aumentar tu productividad. Identifica a esas personas, empezando por tu entorno cercano: con gran capacidad de trabajo, actitud honesta y sinceridad a toda prueba. Desarrollar una red de contactos con este tipo de personas no solo nos ayudará a mejorar como profesionales sino también significa posibles oportunidades de nuevos proyectos.

IV. Ten un plan concreto y prudente

Por ejemplo, si piensas poner un negocio, empieza por lo básico: pon por escrito qué quieres vender, a quiénes quieres como clientes, cuál sería tu factor diferencial, qué capital necesitas, etc. La clave está en simplificar ideas y ser siempre prudente con las cifras.
Fíjate fechas fijas que logren que te presiones a ti mismo, no hay nada peor que dejarse languidecer en un plan a largo plazo. Por otro lado, si el capital inicial es el problema, ponte metas de ahorro. Siempre hay un poco de dinero del cuál puedes prescindir para ahorrar.

 V. Date a ti mismo una educación práctica

Hay un problema base en la educación que recibimos normalmente: se trata de un sistema estandarizado que no tiene en cuenta los distintos tipos de inteligencia, que dice que si sacamos buenas notas obtendremos un buen trabajo y luego un buen sueldo, El problema es que, en la vida real, conseguir estos puestos no es tan fácil.
Por ello, nunca debemos dejar de educarnos para mantenernos competitivos, pero eso  no significa que una mayor cantidad de títulos y certificados nos harán mejores profesionales. Educarnos a nosotros mismos es un paso clave: buscar libros sobre los temas en los que queremos incursionar, hablar con amigos que son profesionales en el campo al que aspiramos. Llevar cursos prácticos de administración y finanzas siempre suma. Y recuerda: es la práctica lo que hace al maestro.

La misión de cada uno de nosotros es descubrir y expresar al máximo nuestro talento, recordando siempre que debemos brindar a los demás un servicio o producto de la mejor calidad. En los negocios, como en la vida, hay que dar para recibir.

 

 

*Este artículo es la adaptación de un extracto del libro “Todo depende de ti”, escrito por Jaime Montesinos y editado por el Instituto Peruano de Marketing.  Si quieres leer el libro completo, lo encontrarás en nuestra sede en Av. Paseo de la República 6099, Miraflores.