Facebook fue creado en el año 2004 y desde entonces ha repercutido en todos los aspectos de las vidas de los usuarios y también de los no usuarios. Desplazó a las redes sociales similares como MySpace y Hi5, y ni siquiera Google+ ha alcanzado su nivel aún, aunque se le predecía gran popularidad. El setiembre pasado, Facebook alcanzó casi siete millones de usuarios peruanos.

Facebook es una red social mediante la cual te puedes comunicar con tus conocidos, agregarlos como “amigos” a tu “perfil”, en el cual provees tu información (básica y extensa en detalles). Y no solo eso, sino que también conforma un arma poderosa para los empresarios que quieren dar a conocer sus productos y servicios, ofertas y beneficios, y localización con facilidad y rapidez. También cabe resaltar que presenta posibilidades infinitas: hace poco, por ejemplo, salió una noticia en El Comercio que revelaba que Facebook había servido como medio de ayuda para algunos casos de insuficiencia renal, porque gracias a esta red se encontraron fácilmente donadores de riñones, por muy irreal que suene.

Pero, después de todo, la sociedad peruana sigue siendo una sociedad en evolución y en realidad sigue siendo bastante tradicional. Entonces, ¿realmente estamos preparados para esta lucha entre el contacto directo y el contacto virtual?

Como en todo, existen opiniones contrapuestas sobre este tema. Una vez asistí a una charla sobre redes sociales en mi universidad y trataban exactamente los lados positivos y negativos. Uno de los charlistas mencionó que las redes sociales lo ayudaban a mantener contacto con su familia mientras él estaba de viaje por trabajo, y es verdad: cuando yo me fui de viaje al extranjero, me comunicaba regularmente mediante Facebook con mis amigos y familia; asimismo, gracias a esta red podía publicar mis fotos recientes de manera rápida y mis conocidos podían verlas. Definitivamente, este es un aspecto positivo del uso tan constante de Facebook: recorta las distancias entre seres queridos que se encuentran lejos, lo cual resulta muy positivo para los peruanos, ya que la tendencia de irse al extranjero a trabajar sigue siendo bastante popular. Además, recientemente Facebook ha añadido un nuevo servicio a su red con el que se pueden realizar videollamadas: con esto cubre también la zona de Skype (software que permite las videollamadas y mensajería entre usuarios), volviéndose una red aún más completa. Pero Facebook también sirve para las personas que, aunque no se encuentran lejos, no pueden mantener una comunicación constante como le gustaría de no ser por esta red. Puedes afianzar mejor viejas amistades, entablar nuevas con personas que has conocido recientemente, o incluso encontrar personas a las que has conocido en el pasado. Tampoco deja de asombrarme el gran número de peruanos que se ha unido en Facebook durante la búsqueda de Ciro Castillo, para apoyar a su familia, y que aún siguen publicando las noticias sobre este caso; creo que hay algo que rescatar de esa gran  muestra de solidaridad.

Otro aspecto positivo es lo que significa Facebook para las empresas hoy en día; y no solo para las empresas, sino para cualquiera que quiera dar a conocer lo que hace o lo que ofrece en general. Generando una “página”, brindar información rápida y sencilla a tus clientes y futuros clientes se vuelve menos tedioso, porque resulta más accesible. Es como crear una página de internet, pero más simplificada y en una red con gran demanda.
También podemos añadir que, el hecho que Facebook se haya vuelto tan popular en el Perú, significa también que nos estamos modernizando continuamente y siguiendo el ritmo del mundo de la globalización. No nos estamos quedando atrás.

Pero la realidad es que el Facebook ha recortado mucho nuestro contacto directo (es decir, cara a cara) con las personas; el Internet en general ha cerrado este contacto y lo ha reducido mucho a los mensajes virtuales, no solo mediante Facebook, sino también mediante el correo electrónico, Twitter, Skype, etc. La verdad es que la gente, al verse refugiada por la pantalla y el teclado, se desenvuelve mejor vía Internet; y esto no es muy sincero que digamos, ya que el ser humano sigue siendo un ser social que debería relacionarse con honestidad en cualquier situación y no ocultarse en la impersonalidad que ofrecen las redes. Aparte que uno expone su vida al cotilleo continuo que es típico de los peruanos.
Otro de los charlistas que mencioné anteriormente consideraba Facebook hasta “peligroso”, por la numerosa información que brinda sobre uno. No solo refiriéndose a las fotos y datos personales, que ponen en peligro la privacidad, sino también por esta opción llamada “Lugares” en la que indicas en qué lugar te encuentras en el momento, que esta volviéndose muy popular entre los usuarios de Facebook, y que podría contribuir a esas tan frecuentes llamadas de supuestos secuestros que se dan tanto en nuestra sociedad, o incluso a un secuestro real.
Cabe decir que también existen personas que utilizan esta red como medio para ofender a otros, insultarlos e incluso amenazarlos; también se dan numerosos casos de “hack”, en el que se rompe la contraseña del usuario y se escriben cosas mediante su cuenta, que la persona en realidad no ha escrito. Estas pueden llegar a ser, inclusive, estafas, que se esconden tras el rostro de una persona que no se es.

Entonces, ¿Facebook resulta positivo o negativo para nuestra sociedad?
Creo que se podría considerar a Facebook sobre todo como algo positivo, porque facilita mucho la comunicación entre las personas, te permite entablar amistades y fortalecer otras; pero ¿es esto así de verdad? ¿Se podrían considerar relaciones virtuales como relaciones reales? Hay quienes consideran que sí y quienes consideran que no. Recuerdo que mi profesor de Ciencias Sociales de la universidad nos decía: “Yo soy demasiado antisocial. No considero tener más de 10 amigos; eso del Facebook me parece tonto porque es imposible que nadie tenga más de 15 amigos al mismo tiempo. ¿Tener 900? Es irreal.” Incluso mi profesor de Filosofía mencionó alguna vez que, a lo largo de la vida de un ser humano promedio, no se pueden tener más de 150 amigos, si no me equivoco. Y muy probablemente esto es cierto, pero entonces, ¿qué representa Facebook?
Creo que la sociedad peruana sí está preparada para recurrir a distintos recursos que nos son ofrecidos mediante el Internet y los variados medios de comunicación que han sido tan modernizados y desarrollados, pero quizás únicamente en el aspecto empresarial y no tanto en el social, porque seguimos siendo una sociedad bastante tradicional que debería mantener los detalles que nos hacen personas sociables y cálidas, en lugar de enfriarnos con el ritmo del Facebook. Pero también hay que tomar en cuenta que integrarnos con el mundo tecnológico de hoy es parte del proceso que está siguiendo la sociedad mundial; una negación de estas redes sociales o de la utilidad del Internet sería considerado incluso como un atraso, tanto en lo social como en lo cultural en general. Sin embargo, debo admitir que me parece un poco exagerado lo ocurrido el febrero pasado: me refiero a que un joven creó la versión peruana de Facebook. Y sinceramente, lo mejor de los peruanos es nuestra originalidad, así que ¿por qué dejarse sucumbir a la obsesión y adicción que Facebook genera y no utilizar nuestra originalidad de modo más productivo?

La verdad no creo que se pueda decir que Facebook es del todo malo o bueno; es un tema controversial incluso. Pero soy de la opinión que, si uno aprende a establecer límites, el resultado será sobre todo bueno. Por ejemplo, en cuanto a lo de los secuestros o abundante información en general, hay múltiples opciones de privacidad que el usuario aprende a manejar de manera bastante sencilla: simplemente hay que saber qué opciones nos convienen. Y la realidad es que, si no quieres poner cierta información, no tienes por qué; uno se atiene a las consecuencias de brindar la información que ha decidido brindar. También hay que hacerse un espacio para la interacción cara a cara con la familia y los amigos, y no solo estancarse en la computadora y “facebookear” todo el día: está demostrado que Facebook puede resultar hasta en una adicción. En fin, como con todo, hay que tener moderación.

Artículo escrito por Alessandra Montesinos.