Hace unos años me propuse descubrir que tienen en común aquellas personas que logran el éxito financiero en sus vidas.

Observé que sin importar el tipo de negocio, ni estudios profesionales o técnicos, ni si el entorno era favorable o no, hay gente que siempre está  ganando dinero con sus ideas, productos, servicios; y hasta sacan provecho de su  propia imagen, volviéndose influenciadores.

Descubrí que la diferencia entre la gente que logra el éxito y la que no lo logra  radica en que ésta última no sabía vender y que por el contrario tenía muy mal concepto de las ventas; esto me llevó a preguntarme : ¿Si existen tantos libros y cursos de ventas por que  la gente que ocupa los puestos de ventas en las empresas no son exitosos?.

Un día a mis alumnos de ventas les pregunté sobre el concepto que tienen del cliente y del vendedor, todos me respondieron que el cliente es el rey, respuesta que no me sorprendió, pero cuando me respondieron quién era el vendedor me dijeron de todo, respuestas que jamás pensé escuchar de vendedores, supervisores y jefes;  para ellos el vendedor es el empleado, el charlatán, el súbdito, el que no estudió nada, el que siempre debe darle la razón al cliente, et. pero todas mostrando la inferioridad que para ellos tenia el vendedor respecto al comprador.

También me sucede que recibo alumnos que son ingenieros, médicos y de otras profesiones que tienen un bajo concepto de las ventas y  dicen : yo no he estudiado para ser vendedor pues soy mucho más que un vendedor ; entonces lo primero que hago  es hacerles ver que eso es lo que les impide vender y ganar dinero,  algunos incluso temían llegar a ser tan buenos que al final su vida cambiará tanto que sus amigos se alejaran, los envidiarán o estarán con ellos por interés, o que la familia se romperá porque para ellos el vendedor no tiene horarios de trabajo y preferían una vida “más normal”, es decir, empiezan a salir a flote todos los temores.

No tengas temor a vender, solo decide ser el mejor profesional en ventas.

Yo estudié ingeniería y me apasioné por las ventas cuando me di cuenta que si son  realizadas de forma profesional no sólo te convierten en un asesor en ventas sino que además te abren grandes oportunidades, me di cuenta que había una gran oportunidad en las empresas pues todas necesitan de vendedores , pero de vendedores profesionales y eso es lo que menos hay en el mercado, ni que decir de los vendedores técnicos que necesitan conocimientos especializados para vender, pero muchos de estos debido a sus temores o falta de preparación comercial deciden no asumir la gran oportunidad de vender, cuando descubrí las grandes oportunidades que ofrece el mundo de las ventas creció en mi la pasión por dedicarme a ello.

La venta es una profesión porque hay que capacitarse constantemente en muchos aspectos ya sea del producto, de la empresa, del cliente, del mercado, de la competencia, además hay que desarrollar habilidades comerciales; pero es una profesión altamente rentable, te permite manejar tu tiempo, tú decides cómo vender, lo puedes hacer en un café, jugando un partido de tenis, en un almuerzo, mientras viajas y mantienes una conversación con las personas que te rodean, te permite libertad financiera pues puedes apalancarte de la marca y del producto de la empresa que tú quieras y dependiendo del volumen de la venta será tu comisión y también puedes crear sistemas para lograr vender todo el año. La venta te permite ampliar tu círculo de amigos, los cuales te verán con respeto, porque para ellos tú serás para ellos el asesor, les evitas el estrés de elegir una mala alternativa de solución, les ayudas a solucionar problemas, a alcanzar sus objetivos, sus intereses, sus anhelos, serás esa persona que conoce sus necesidades y que es lo mejor para ellos, que sabe cómo los productos o servicios que ofreces les servirán, conoces la competencia de ellos y la tuya, le ayudas a tomar la mejor decisión pero para ello, no puedes ser un vendedor más, debes diferenciarte, ser confiable, mostrar que sabes y conoces bien tu trabajo; las ventas te permiten viajar por el mundo y trabajar en cualquier país en el que sepas el idioma.

La venta te permite en otras palabras disfrutar con más comodidad tu vida, pero para ello debes tomarla en serio y ella te tomará en serio a ti, si entras a improvisar seguro saldrás desmotivado,  recuerda si quieres ganar debes saber vender pero antes debes comprometerte con las ventas y asumir el reto de lograr el éxito en tu vida.

Mg. Maria Antonieta Montenegro

Experta en Ventas y Docente IPM