En estos tiempos de trabajo remoto o “home-office”, las horas de trabajo se han extendido y se mezclan con la vida diaria creando tensiones y cansancio mental.

Todos  sabemos que hay empresas que esperan que sus colaboradores dediquen al trabajo más tiempo que antes pero eso puede afectar la productividad en lugar de aumentarla.

Ante este nuevo gran problema, en China el gobierno ha iniciado una campaña contra las empresas que exigen el “996”: horarios de trabajo de 9am a 9 pm durante 6 días por semana, pues está en juego la salud mental de los trabajadores, incluso entre los jóvenes trabajadores chinos está apareciendo la cultura de “Tang Ping” (no hagas nada) para rechazar las largas horas de trabajo y la presión social para ganar dinero para casarse, comprar un “depa”, etc. Algo similar sucede en Japón con la generación “Satori sedai” (resignados) y en Corea, países en los que aumentó el desempleo y los jóvenes no encuentran motivación para esforzarse enormemente y muchos ya prefieren trabajos de menor sueldo y menor esfuerzo.

En Canadá, USA e Inglaterra muchas empresas tienen dificultades para atraer personal; Nike, LinkedIn y otras empresas han suspendido el trabajo durante una semana para dar descanso a sus colaboradores y motivarlos, pues después de la pandemia la gente quiere ganar más sin aceptar largas jornadas de trabajo.

En nuestro Perú resulta obvio que las empresas peruanas debemos aprender a balancear la exigencia y el necesario descanso de modo que podamos elevar la productividad y el deseo de innovar, pues si los colaboradores están agotados difícilmente podrán aportar innovaciones en la calidad de nuestros productos y servicios, peor aún habrá quienes simplemente dejen el trabajo para buscar algo más satisfactorio.

Tenemos muchas empresas que organizan largas reuniones online que al final solo elevan el stress, si a ello le agregamos las preocupaciones por el ambiente político y los contagios entenderemos que la salud mental está en riesgo. Quizá ya es el momento de entender que una empresa moderna debe cuidar el bienestar de sus clientes y trabajadores si desea alcanzar sus objetivos de rentabilidad.

En ningún libro de Gerencia o Administración se habla de cómo organizar el trabajo remoto durante una pandemia, esto significa que tendremos que probar nuevas formas de motivar a los colaboradores para elevar constantemente la calidad de los productos y servicios que ofrecemos, lo que llevará a mejores resultados en beneficio de todos.